Páginas

22 de abril de 2010

* Jorge Eliécer Pardo: Pintor Filomeno Hernández —2—








El pasado miércoles 21 de abril de 2010, luego de algunos años de ausencia, el pintor huilense Filomeno Hernández vuelve a mostrar su trabajo en Bogotá, en una moderna y acogedora sala del edificio 7.77.




Treinta y nueve cuadros donde su técnica y temática siguen atrapando el mundo caótico y solitario de los tiempos posmodernos. Ciudades perfiladas en las hecatombes, erupciones y estallidos que pueblan la soledad de campos y cielos, máquinas estáticas e instrumentos musicales que insinúan soslayados erotismos, combinación extraña de Eros y Tánatos.

Quienes hemos tenido la fortuna de conocer a Filomeno desde los tiempos de su vida en Suaza, Huila, estuvimos admirando no sólo su obra sino la maravillosa personalidad de alguien que parece de algodón, con blancura de inocencia y fragilidad. Lector impenitente, poeta de la vida, parece un monje que va por el mundo sin soltar plegarias. Pocas veces puede uno relacionar la pintura con el hombre.

Filomeno ama la solidaridad y tiene un concepto muy grande de la amistad. Sabe, que en el fondo de nuestras vidas se halla esa aridez y aislamiento que aparecen en sus obras. Porque, a pesar de que el arte mitiga la vida de los creadores, la fatalidad y el compromiso con los otros, los invisibles que sufren y mueren en la desigualdad social, se hallan presentes en el espejo que nos refleja, en los cuadros que nos cuestionan.

Lo vimos deambular por la sala, en medio de sus poliésteres y grafitos, envuelto en su chaqueta de cuero negro y recibiendo a sus amigos e invitados con ternura y bondad, como si ingresaran a un templo sagrado y él fuera el oficiante. Igual que un iniciado, y como si no hubiera expuesto en distinta ciudades del mundo, con éxito, se le veía nervioso, como principiante que le teme al fracaso. Luego, al recibir comentarios de expertos y legos, los ojos se le iluminaron chocando la copa de vino tinto. Llegaron los coleccionistas de su obra, docentes y colegas de las artes plásticas, a discutir sobre lo nuevo y lo reiterado, sobre el color, los sepias, los azules y los negros.

Ahí su admirador y promotor, Jaime Ruiz, mi vecino, profesor y artista quien me dio la sorpresa de la visita de mi amigo. Escritores, periodistas y profesionales no dejaban de ponderar la nueva obra de Filomeno. Quizás fueron sus explosiones y los desolados paisajes —que tuvieron que aguardar en la sala del fondo ante la necesidad de ser mostrados— las más recientes temáticas que invaden los sueños de Hernández.

Reitero que muchas veces se ha dicho que existe un divorcio entre la obra y sus autores, aplicable a todas las manifestaciones del arte. Asocio este concepto a los silencios de Filomeno, los mismos que transitan sus cuadros; lo asocio al blanco y negro que tanto le gusta para vivir, vestir, envejecer; lo asocio a los detalles que adornan su personalidad, los mismos que con maestría se disfrazan y traslucen en sus grafitos.

En mayo se irá de nuevo para Friburgo, el cantón Suizo, la ciudad que lo quiere, admira y respeta. Volverá a su otro paisaje, seguramente a soñar con un nuevo regreso a su Colombia.
Nosotros, en esta exposición, con Filomeno y su obra, nos damos cuenta de que seguimos reconciliados con la vida, el arte y la amistad.


Asistentes a la Esposición, entre otros, Gabriel Ruiz, Elsa Castañeda, Zorayda Cadavid, Jorge Mora, Manuel Giraldo —Magil—, Filomeno Hernández, Jorge Eliécer Pardo y Carolina Ruiz.

Guillermo Liévano, Filomeno Hernández y Jorge Eliécer Pardo

Jorge E Pardo
pardojorge@cable.net.co

5 comentarios:

Oliverio dijo...

Que bueno es sentir a traves de la palabra, como y porque debemos apreciar el talento realizado por nuestros creadores, que plasman en sus obras su pensamiento e inquietudes. Que en el arte es la sintesis de la creacion.
Oliverio Gutierrez

YEZID MORALES RAMIREZ dijo...

El amigo Filomeno sigue tan aplicado como siempre, y las palabras justas de Jorge Eliécer
acompañan y se congratulan con su obra, un abrazo, Yezid Morales

reinaldo duarte dijo...

FILOMENO, MI AMIGO, MI PAISANO, SU FAN.
NO TE IMAGINAS LA ALEGRIA QUE SIENTO DE SABER QUE ESTAS EXPONIENDO EN COLOMBIA, TU PATRIA QUE LA PONES POR DELANTE DE TODO, POR QUE SE QUE LA AMAS.
MI HIJO PABLO CESAR TE ACOMPAÑO Y ME CONTÓ LO SORPRENDIDO Y ENCANTADO DE TU OBRA, EL COLOR, LAS FORMAS, LOS SIGNOS, QUE DEJAN VER EL SENTIMIENTO DE U ARTISTA QUE CONOCE A FONDO LO QUE NOS ESTA DEJANDO LA ÉPOCA GLOBALIZADA, LA SOLEDAD Y SOBRE TODO LO QUE LE ESTAMOS DEJANDO A NUESTROS HIJOS.
TE DESEO LA MEJOR DE LAS SUERTES, ÉXITOS, ÉXITOS Y MUCHÍSIMOS ÉXITOS.

J Mario dijo...

gracias, jorge eliecer, por el bello registro que haces de la reciente muestra del gran filomeno, sin duda uno de los mas grandes pintores que ha tenido (y seguirá teniendo) Colombia en su historia, y con cuya amistad nos honramos. quienes ya estabamos cautivados con sus maquinas de coser, en especial yo, que trabajo con una ante mis ojos para recoser los recuerdos de la casa de las agujas, nos sorprendimos con sus atronadores paisajes de serenos apocalipsis. un dia no lejano filomeno sera reconocido como el mas original y el grande. ya estoy alistando mi copa para el gran brindis.
jotamario arbelaez

JAIME RUIZ dijo...

Ha sido para mi un placer haber participado en la exposicion del maestro y amigo Filomeno Hernandez. He disfrutado de su humor negro y sus cuentos de algunos amigos y desconocidos que aún no han interpretado ni descubieto el genio del arte que tenemos por éstos dias de visita.Filomeno viajará el 8 de mayo a Suiza , pero pronto lo tendremos en varias salas de arte de Bogotá, Neiva e Ibagué exponiendo sus obras. Buen viaje al maestro y pronto regreso. Jaime Ruiz.-