Páginas

15 de febrero de 2010

Luz Mary Giraldo: 50 novelas colombianas



Cabalgar desde la provincia
Luz Mary Giraldo


Sentencia en su poesía Antonio Machado que “se hace camino al andar”, y Mario Benedetti reconoce, avanzada la segunda mitad del siglo XX, que el escritor latinoamericano necesita “salir de la comarca al mundo” para conquistar otros espacios. En el siglo XIX León Tolstoy también afirmó la urgencia de universalizar la aldea. En el caso particular de nuestras letras, esto supone escribir, crear y divulgar a partir de la región, que no es lo mismo que estar obligado a ofrecer una literatura regionalista sino asumir la creación en las posibilidades del ser humano de mostrarse, vivir, estar y pensar en el mundo. Es ahí donde relacionamos este proyecto “50 novelas colombianas y una pintada”, liderada por Pijao Editores y Caza de Libros, en que tienen cabida autores de diferentes regiones y generaciones, para poner de manifiesto que han creído en lo que expresa la palabra hecha ficción y la imagen como forma de representación.
Se trata, sin lugar a dudas, con este proyecto, de rescatar, divulgar de nuevo y reconocer obras, escritores, temas, formas y tendencias que definen o caracterizan preocupaciones vigentes en la historia literaria nacional o personal. Significa, así mismo, que desde la comarca se reinvindica el oficio de las palabras y de las pinceladas, asumidos aquí como una manera de afirmar lo que puede hacerse desde lo que el llamado “centro” considera periférico o marginal. La propuesta se establece desde la provincia. Es un lugar común reconocer que el centro, foco de poder entendido como ciudad letrada y legado colonial, define el canon y determina el gusto o lo que debe ser tenido en cuenta. Muchas cosas han cambiado frente a los límites de la creación, y no siempre los más idóneos son los que definen el verdadero sentido o valor de la obra creativa. ¿No es esto lo que se percibe, como hemos afirmado en otras ocasiones, cuando en la perversa ley del mercado ciertos medios pontifican sobre determinadas obras o autores que imponen, a tenor de la moda o al transitorio éxito, a veces con la anuencia de instituciones culturales o editoriales de prestigio? Las 50 novelas con sus respectivas pinturas que hoy se entregan a la comunidad cultural implicada en el mundo de los libros, muestra ese hacer camino de la comarca al mundo: se espera que sean obras que no solamente circulen a nivel local y nacional, pues el carácter abierto de una Feria Internacional del Libro donde se presentan hace creer, permítaseme la ilusión que puede acompañar a muchos de los autores incluidos, que harán más camino al andar.
Se sale de la comarca al centro y del centro a otros lugares, para mostrar lo que somos y hemos sido desde las palabras que recogen, a la manera de cada obra y autor, tradiciones, renovaciones, estilos particulares, formas de ser, sentir, expresar y tomar conciencia de nuestra historia, de nuestros lenguajes y de nuestro propio pasar en diferentes momentos. Si los imaginarios individuales o colectivos reclaman su voz, el espíritu que define épocas, circunstancias o momentos también pide formas particulares. Sin lugar a dudas, el fervor de los quijotes gestores y responsables de este proyecto recoge esa imagen caleidoscópica que va de lo rural a lo urbano, de la historia a la imaginación, de la fantasía y el mito a la realidad, de la violencia a la pasividad, de la denuncia y el testimonio a la expectación, de la juventud a la vejez, del amor al desamor, del erotismo a la fiesta, la desolación o la contemplación, de la guerra al desplazamiento o el exilio, en fin, territorios particulares del desasosiego en los que la urgencia de escritura alimenta la ficción y, en ciertos casos reflexiona sobre el oficio. Al publicar y agrupar estas obras se deja testimonio de un quehacer, en el que por alguna razón sobresalen voces masculinas. Muchos de los no incluidos, lo sabemos, dependían de sus editores y otros compromisos, pero de alguna manera están, han estado o estarán.
Con todas y cada una de estas ficciones, unas más conocidas que otras y algunas de ellas ampliamente representativas de ciertas tendencias, el lector deberá ordenar e interpretar preocupaciones. Es claro que el reconocimiento a la deslumbrante obra de Gabriel García Márquez (que se utiliza en la selección como paradigma, al referirse aquí a las generaciones posteriores) hizo de él una figura tutelar que llegó a eclipsar voces importantes y representativas de nuestras letras. Hubo quienes lo emularon y siguieron, hubo quienes fueron ignorados, como también hubo quienes que sin desconocer la grandeza de su universo buscaron deslindarse y construir mundos y seres de ficción diferentes. El reto, como pasó con otros grandes del boom latinoamericano, fue trazar otros caminos e intentar ser contemporáneos, lo que muchos asumieron con una particular toma conciencia de la escritura relacionada con la experiencia profunda de ser partícipe de la ciudad y de los atropellos de la historia. Mucha literatura ha transcurrido desde que se fundaran hiperbólicos mundos míticos y legendarios, así como muchas cosas han sucedido en la historia nacional o mundial y en los derroteros formales de la contemporaneidad.
De la tradición a la renovación, del deslinde a la ruptura, o de la asunción del presente como experiencia individualizada local y global, se percibe en gran parte de la ficción de los últimos tiempos. Una lectura de este amplio corpus permite una sugestiva travesía que va del descubrimiento al presente: en algunos casos se viaja por el tiempo al retomar la historia como una forma de revisitar el pasado, como en aquellas obras donde se reingresa a la Conquista o el siglo XIX, al encuentro con personajes fundamentales de otro tiempo o de otros lugares, a la vivencia de las guerras mundiales y el tormento del exiliado que arrastra consigo una herida que no cicatriza. En otras, se revive la violencia política de medio siglo, aquella en la que está implicado el horror infringido por unos seres (in)humanos a otros, o en la que el autoritarismo político, religioso o ideológico se impone, deslizándose una con otra del campo a la ciudad y de una década a otra sin redención posible. También la de la indiferencia social en las ciudades, la de la nueva moral del sicariato y del narcotraficante, o la de la ciega y arrasadora fuerza destructiva de una naturaleza indómita que impone su tragedia. Ese regodearse en escarbar en la historia del campo, la provincia o la ciudad en juego con la muerte, también tiene su correlato en el amor y la ternura, como se encuentra en una de estas novelas. Se trata, de alguna manera, de situarse desde el oficio frente al mundo.
Sería notable encontrar lo que a propósito de la conciencia creativa señala Doris Salcedo al afirmar la necesidad del artista de “ser una persona con una cierta estructura”, y cada obra “tener un grado de investigación alto, para poder llegar a contar una historia más compleja, no tan simplona, no tan elemental. Entender la complejidad, que hay muchas capas” . De ahí que siguiendo a Guilles Deleuze, Salcedo destaque la condición del artista contemporáneo de servir de conector de tiempos, temas y lugares, en un juego de entrecruzamiento de ideas afines; de ahí, también, la urgencia de destacar que “la obra es una especie de afirmación de la vida, no importa cuán miserable fue”, pues lo que finalmente interesa es mantener “la responsabilidad de recordar”.
De lo anterior se colige, y esperamos que esto sea también motor de los autores incluidos en esta colección, que la creación implique aprendizaje constante y reflexión sobre la vida, la historia, la propia experiencia y la creación misma, es decir, una constante toma de conciencia. No se escribe y publica para ser famoso; algo de acción debe haber en este compromiso creativo: se escribe para revelar y/o rebelarse, para preguntar e intentar respuestas. Es ahí donde el autor se encuentra con el lector. A Ediciones Pijao y Caza de libros, a sus quijotes, gracias por este reconocimiento a los entes y seres de ficción encarnados en parte de nuestras letras. Que estas Cincuenta novelas y una pintada, sean puerta de entrada a otros autores y géneros que también nos representan. A nombre de todos, creadores y lectores, muchas gracias. Y como Quijote y Sancho, sigamos cabalgando, hagamos camino.
jorgeeliecerpardoescritor@gmail.com
Ver otras notas relacionadas
2008. Luz Mary Giraldo y Jorge E. Pardo
2008. Carlos Orlando y Jorge Eliécer Pardo, fundadores y directores de Pijao Editores
2008. Los editores con el artista de las portadas y de La Pintada Darío Ortíz
2008. Jorge E Pardo y Consuelo Triviño
2008. Jorge Eliécer Pardo, Pedro Alejo Gómez, Carlos Orlando Pardo, Óscar Collazos
2008. Fernando Ayala, José L. Díaz.Granados, Pablo Pardo (director Caza de libros), Benhur Sánchez
2008. Silvia Aponte, Magil, Davis Sánchez J, JE Pardo, Fabio Martínez
2008. Carlos Orlando Pardo. Fernando Ayala, Benhur Sánchez, José Luis Díaz-Granados, Carlos Orlando Pardo Viña
2008. Alberto Duque López, firma sus libros
2008. Flor Romero, autora de Yo Policarpa, con Jorge Eliécer Pardo
2008. Carlos Perozzo, autor de Juegos de mentes y Jorge Eliécer Pardo
2008. Jaime Echeverry, JE Pardo, Flaminio Rivera, Omar Ortíz
2008. Stand en la Feria
Los libros
2008. Acto de lanzamiento. Auditorio Colferias. Feria del libro 2008

Las 50 novelas colombianas y una pintada
Daío Ortíz Robledo. Una novela pintada
Adalberto Agudelo Toque de queda
Alberto Esquivel Encierro
Alberto Esquive y Fabio Martínez
Alberto Duque López Mateo el flautista
Alberto Duque López
Álvaro Hernández Tiempo sin nombre
Álvaro Hernández
Ibagué. Benhur Sánchez, Polidoro Villa, Carlos O Pardo, Hugo Ruíz, Mario Lafont, Darío Ortíz V., Fernando Ayala Poveda, Antonio Palomar Avilés, Álvaro Hernández, Humberto Tafur, Rodrigo Parra, Armando Gutiérrez, Eutiquio Leal, Arturo Alape, Camilo Pérez, Eduardo Santa, Isaías Peña, Libardo Vargas. Sentados: Germán Vargas Cantillo, Eduardo Pachón Padilla, Sofía Rodri´guez de Moreno, Hernando González, Augusto Trujillo, Germán Arango y Jorge Eliécer Pardo.
Álvaro Medina Desierto en flor mayor
Medina, El Che, y JE Pardo
El Che, Jorge E Pardo, Álvaro Medina, Jota Mario Arbeláez, Carlos O Pardo, Álvaro Hernández, Óscar Collazos.
Andrés E. Florez Brum El visitante
Andrés E. Florez Brum
Antonio Mora Vélez Los nuevos iniciados
Antonio Mora Vélez
Arturo Alape Noche de pájaros

Alape pintor
Alape
Jairo Mercado, Álvaro Medina, Isaías Peña, Arturo Alape

Alape y Pedro Gómez Valderrama

Alape y amigos intelectuales
s
1982. Rodrigo Parra, Arturo Alape, Jorge E Pardo, Arturo Laguado


Alape, Augusto Cardenal y Pedro Gómez Valderrama


Germán Espinosa, Alape, Policarpo Varón, Jairo Mercado, Eduardo Pachón
Alape y su hijo Manuel

Onelio Jorge Cardoso, Manuel Cofiño, Jaime Mejía Duque, Alape
María Mercedes Carranza, Alape, Luis Vidales, Jaime Mejía Duque
Alape en Boston
Benhur Sánchez Victoria en España
Benhur Sánchez
Boris Salazar Los caballeros las prefieren muertas
Boris Salazar
Carlos Bastidas Padilla Romance del guerrero olvidado
Carlos Bastidas Padilla
Cecilia Caicedo La ñata en su baúl
Carlos O. Pardo, Cecilia Caicedo y Antonio Mora Vélez
Carlos Orlando Pardo Lolita Golondrinas
Carlos Orlando Pardo
1980. Eduardo Carranza, Carlos O. Pardo y JE Pardo
Carlos Orlando Pardo, Álvaro Mutis, Augusto Trujillo y Jorge E Pardo. Irvin California. USA
Gabriel García Márquez y Carlos O Pardo.
Hernando González, (?) William Ospina, Carlos O Pardo, Libardo Vargas, Hugo Ruíz, Ricardo Torres.
Carlos Perozzo Juegos de mentes
Carlos Perozzo
David Sánchez Juliao Aquí yace Julian Patrón
David Sánchez Juliao
1980. Carlos O Pardo, Jorge E Pardo y David Sánchez Juliao
Eduardo Santa Rosita Milanta
Eduardo Santa y su esposa Ruth
Enrique Cabezas Rher Estas otras palmeras
Enrique Cabezas Rher
Eutiquio Leal Después de la noche
Eutiquio Leal con Camilo Pérez S.
Mario Lafont, Germán Santamaría, Eutiquio Leal, Carlos O Pardo y JE Pardo
CO Pardo, Nacho Ramírez, Rodrigo Parra, Isidro Parra P., Eutiquio Leal
Ibagué. Armando Gutiérrez, JE Pardo, Nacho Ramírez, Polidoro Villa, CO Pardo, Eutiquio Leal, Sonia Truque, Germán Uribe.
Fabio Martínez El fantasma de Ingrid Balanta
Fabio Martínez
Fanny Buitrago El legado de Corin Tellado
Fanny Buitrago
Fernando Ayala La mirada del adiós
Fernando Ayala
Fernando Cruz Kronfly Falleba
Fernando Cruz, Sanchez Juliao, Antonio Mora
Fernando Soto Aparicio La última guerra

Fernando Soto Aparicio
2008. Carlos O Pardo, Carlos Pardo Viña, Fernando Soto Aparicio, Pablo Pardo y Jorge E Pardo.
Flor Romero Yo Policarpa
Flor Romero, Carlos Orlando y Jorge E Pardo
Flaminio Rivera La cita
Flaminio Rivera
Germán Santamaría No morirás
Germán Santamaría
1973. Carlos O Pardo, Germán Santamaría y Jorge E Pardo
Gustavo Álvarez Gardeazábal Cóndores no se entierran todos los días
Gustavo Álvarez Gardeazábal
Héctor Sánchez Las mujeres de manosalva
C. Perozzo, Carlos O Pardo, O. Collazos y Héctor Sánchez
Hugo López Martínez La historia imperfecta
Hugo López Martínez
Humberto Rodríguez Espinosa La reforma
Humberto Rodríguez y Roberto Burgos Cantor
Humberto Rodríguez Espinosa
Humberto Tafur El desembarco
Humberto Tafur Charry 1980.
Jaime Mejía Duque El giro del zodiaco
Jaime Mejía Duque
Jairo Restrepo Galeano Narración a la diabla
Jairo Restrepo
Jorge Eliécer Pardo El jardín de las Weissmann
Jorge Eliécer Pardo
Carlos O Pardo, RH Moreno Durán, Álvaro Mutis, Augusto Trujillo, Jorge E Pardo. Congreso en Irvin, USA
Germán Santamaría, Carlos O Pardo, Afranio Ortíz y Jorge E Pardo.
José Luis Díaz Granados Las puertas del infierno
José Luis Díaz Granado
José Luis Garcés Isaac
José Luis Garcés
2008. Jorge Eliécer Pardo, José Luis Garcés, Carlos O Pardo
José Stevenson El domador de los vientos
José Stevenson y Jorge Eliécer Pardo
Laureano Alba El silencio de las cosas
Laureano Alba, JE Pardo, Cecilia Caicedo
Manuel Zapata Olivella La calle diez
Jorge Eliécer Pardo, Manuel Zapata Olivella y Carlos Orlando Pardo. 1973
Manuel Zapata Olivella
Oscar Collazos De putas y virtuosas
Oscar Collazos
Octavio Escobar El último diario de Tony Flowers
Octavio Escobar con los editores
Oscar Godoy El arreglo
Oscar Godoy
Pedro Gómez Valderrama Los infiernos del jerarca Brown
Pedro Gómez Valderrama
Ramón Illán Baca La viuda del defenestrado
Ramón Illán Baca
Roberto Burgos Cantor Con las mujeres no te metas
Roberto Burgos Cantor
Roberto Ruiz Beeklan 271
Roberto Ruiz
Rocío Vélez de Piedrahita El pacto de las dos Rosas
Silvia Aponte Capitán Guadalupe Salcedo
Silvia Aponte con Jaime Echeverry y Carlos O Pardo
Umberto Valverde Celia Cruz, reina rumba
Umberto Valverde
Manuel Giraldo Magil En noche de carnaval
Magil

LANZAMIENTO DE LA COLECCIÓN EN IBAGUÉ
Grupo de escritores en Rincón Santo Ibagué, 2008
2008. Acto en la Biblioteca Darío Echandía, Banco de la República, Ibagué
Ver más sobre las 50 novelas colombianas
Publicaciones del cuento en internet